lunes, 25 de mayo de 2009

Oruchuban Ebichu

Hoy me apetece hablar de una serie que ya hemos proyectado en la animeteca, aunque por problemas de tiempo apenas pudimos poner un capítulo entero.

Antes que nada debo hacer una advertencia a quienes no la hayan visto y solo sepan de ella lo que hallan visto en alguna portada. No me cansaré de repetirlo, no hay que fiarse de las apariencias. Miedo me da que algún padre, viendo que el protagonista de esta serie es un gracioso hamster parlante, decida automáticamente que es un primo de hamtaro y por lo tanto perfectamente seguras para su visionado por niños pequeños (O seres menguantes). La respuesta es NO. Si, Ebichu es una hamster que habla y que limpia el suelo, lava la ropa, prepara la comida para su dueña y es todo lo mona que tu quieras; pero definitivamente es una serie para mayores de 18.


Son varias las razones, porque la serie puede entenderse a varios niveles, empezando por la relación de Ebichu con su dueña, que la tiene literalmente esclavizada y la trata como a una "rata de 1000 yens" (Palabras textuales) y también la relación de dependencia entre la dueña y su novio Kaishounachi (un juego de palabras que significa "el inútil", que es como Ebichu le llama siempre, aun a riesgo de ser vapuleada), un tipo desagradable en todos los sentidos que solo la quiere por el sexo y que constantemente la miente y pone los cuernos, pese a lo cual ella siempre vuelve con él para sufrimiento del hamster; que pese a ser tratada a la patada, siente una lealtad inquebrantable hacia su dueña y trata por cualquier método de hacerla feliz. Como veis sus situaciones son prácticamente parejas y para nada propias de un manga infantil.

Ebichu, aparte de tener un deje especial de terminar todas las frases en "Chu", no tiene el menor asomo de sentido común humano, sino que se rige por una lógica hamsteril en la cual, tal vez debido a la diferencia de tamaño, lo que a nosotros nos parece algo pequeño e irrelevante, para ella se convierte en algo gigantesco y desmesurado; por lo que suele reaccionar exageradamente muy a menudo y haciendo gala de una sinceridad suicida, poniendo frecuentemente en evidencia a su dueña, tras lo cual la paliza subsiguiente está más que garantizada.

Con qué orgullo enseña a las visitas lo limpio que tiene el consolador de su dueña. ¿No es pa matarla?

Esta obra comenzó como una serie de viñetas cómicas en periódicos y revistas, por lo que la calidad de dibujo puede ser inferior a lo que estamos acostumbrados; pero se ha hecho así a posta para conservar un poco el espíritu del original, así como le ocurrió a Shinchan (aunque luego en este la calidad se ha ido mejorando con el paso del tiempo). Los capítulos son de cinco minutos aproximadamente, formados a su vez por pequeños sketchs de corta duración, pero que vienen agrupados de dos en dos.

La serie, a pesar del trasfondo adulto que tiene (la crítica a lo complicadas que son las relaciones sentimentales humanas), es muy divertida y está llena de situaciones en las que, a pesar de que Ebichu acabe apalizada sobre un charco de su propia sangre, no podremos sino lamentarnos porque se lo tenía completamente merecido, como los momentos en los que su pasión por su dueña le lleva a presumir a voz en grito y delante de todo el mundo lo guapa que es, lo bien que la trata (aunque es mentira) y lo mucho que utiliza su consolador verde.

A partir de aquí SPOILER:

Otros personajes a parte de los tres principales son por ejemplo Maakun, un amigo del inútil que desarrolla una fijación zoofílica secreta hacia Ebichu que luego paga con su novia oficial (haciéndole el amor a lo bestia mientras piensa en el hamster, por ejemplo) y una pareja de recién casados de lo más pastelosa que se mudan a la casa de al lado y matan de envidia a la dueña de Ebichu con la cantidad desmesurada de amor empalagoso que se profesan mientras que ella tiene que cargar con su desconsiderado novio.

Además hay algunos episodios en los que interpreta a Ebichuman, un superhéroe sexual que ayuda a la gente con problemas de esa índole y que por la mañana trabaja en todo tipo de sitios, como una pizzería o una lavandería. El problema es que no sabe desconectar su sexto sentido sexual y al hablar con un cliente detecta automáticamente los problemas de esa persona y se los larga sin más, frecuentemente provocando la pérdida del cliente en cuestión.


Título: Oruchuban Ebichu (Ebichu el ama de casa)
Estudio: Gainax (Por muy increible que parezca)
Año: 1999
Capítulos: 24 (Agrupados de dos en dos, por lo que en realidad son 12)
Subtítulos: EOL Fansub y Tatakae no Fansub

5 comentarios:

Utah dijo...

Esta serie es bastante polémica, muchos de nosotros estamos en contra del maltrato animal y varios le han dado importancia a las palizas que se lleva Ebichu por encima de cualquier otro aspecto de la serie.

Pero yo veo en ese hamster a esa persona que todos hemos conocido, ese animalito tierno que siempre ha estado ahí ayudándonos con nuestros problemas; haciendo nuestra existencia un poco menos difícil. Esa persona que termina perdiendo la paciencia y tratando de defender a quien ayuda, para llevarse un palo tras otro.

Ebichu es más humana que sus dueños.

Por otro lado, hay momentos estelares como el capítulo en el que surge una historia de amor con un surtido de quesos camembert... reí hasta perder el aliento!

No sé quién le pone la voz al bicho, pero es un artista.

Me la pasaron hace muchos años en plan "Utah, a tí seguro que te gustará" y siempre estaré agradecido!

EBICHUMAN RULES!!!!

Lari ^^ dijo...

Ebichuu *_*

Me encantó cuando lo pusieron en la 1º Proyección, pero la verdad es que pensaba que era otra cosa.

Tengo pendiente seguir viéndolo. A ver cuando le toca...Odio eso, cada vez tengo más animes pendientes y nunca acabaré xDD

Saludos ^^

Anónimo dijo...

Pues si, como comenta Utah, yo soy uno de esos que esta en contra del maltrato animal, y aunque la idea general de la serie me parece genial, las constantes palizas a un hamster y la vision brutal del hamster chorreando sangre por las paredes cuando es arrojado a ellas no me ha hecho reir, y me hace pensar que el mensaje se puede malinterpretar. No me gusta en lo mas minimo poder estar transmitiendo el mensaje de que el brutal trato a un animal es correcto. Creo que esto se debio haber tratado con mas cuidado en esta serie, aunque claro, los japoneses no se caracterizan presisamente por su buen trato animal de por si. Es mi opinion personal ;)

Val

Monguer dijo...

Ejem... Vamos a ver, ¿Qué os había dicho nada más empezar el post? ¿Qué edad media tiene el público al que está dirigido esta serie?
Un adulto con plenas capacidades mentales es perfectamente capaz de separar la ficción de la realidad y ya tiene su propio criterio respecto al maltrato animal. Si no maltrataba animales antes de ver Ebichu no va a hacerlo ahora.
Una cosa es que no os haga gracia ver como pegan a un animal ficticio, pero otra es que os lo toméis tan a pecho.
Es ficción, repito, es ficción. Los hamsters no son maltratados en Japón, al menos no de forma regular, y el hecho de que alguien vea esta serie no le va a provocar una agresividad injustificada contra todo roedor parlante que se cruce en su camino. -_-

Anónimo dijo...

yo pienso que esta serie es
graciosa pero por la "logica" por asi decirlo del hamster.comparto la opinion de monguer

 
Layout by Blografando. Modified by Nami Shion