lunes, 1 de junio de 2009

Pautas para Entender Ligeramente el Manga y el Anime: Los sufijos de los nombres

Hace bastante tiempo que llevo pensando en abrir una sección con lo poco que sé sobre costumbres, curiosidades, cultura e idioma japonés. Los aficionados al manga y el anime acaban conociendo poco a poco todo esto, o sospechándolo; pero para alguien que se acerca por primera vez a este mundo pueden ayudarle a entender situaciones, reacciones o comportamientos que pueden no tener lógica para el público occidental si no se conocen. Tal vez me halla quedado demasiado largo el nombre de la sección, la próxima vez usaré las siglas.
Antes que nada me gustaría advertir que hay algunas cosas (no muchas) que las he obtenido por deducción, así que podría equivocarme en algún detalle. No pasa nada, si detectáis alguna pifia me avisáis y lo corregiré de inmediato.
Según me vaya acordando iré publicando los artículos, espero que os sirvan de ayuda.

P.E.L.M.A. - Nosequién-san, le presento a Nosecuantos-sama

Ah, los sufijos japoneses...

Qué fácil es ofender a un japonés si nos referimos a él sin tener en cuenta que hay que añadir el sufijo adecuado a su nombre o su apellido cada vez que lo digamos, y no son pocos sufijos. La mayor parte de las veces los personajes se referirán entre ellos usando el apellido mas un sufijo, pero los personajes con relaciones más abiertas o que sean más extrovertidos usaran los nombres de pila (con su correspondiente sufijo afectuoso).
Cada sufijo indica a qué nivel nos estamos poniendo con respecto a nuestro interlocutor, o la familiaridad con la que le tratamos.
Veamos unos cuantos:

-San: Con este nos situamos al mismo nivel o en uno muy similar. Ante la duda es el más socorrido.

-Sama: Este no admite dudas. Indica respeto máximo. Estás en un nivel más bajo que esa persona y lo aceptas. Ya puede ser un jefe, un militar de alto rango o alguien de la realeza. La verdad es que es un poco anticuado, actualmente se usa también -san con personas de rango más alto, pero hay que tener cuidado, porque si son muy formales podrían tomárselo mal.

-Kun: Este ya complica un poco la cosa. Indica que estás en un nivel superior al interlocutor, como por ejemplo un jefe ante su subordinado; pero también pueden usarlo personas con el mismo nivel para expresar complicidad, entre compañeros de trabajo o de clase (Suelen usarlo mucho los jóvenes para hablar en su grupo de amistades). Así mismo puede utilizarse para hablar a niños (La edad se considera un nivel). Es un sufijo prácticamente masculino, así que pocas veces lo veréis usado con alguna chica, de no ser que el que lo diga quiera parecer muy serio, o lo sea.

-Chan: Este es algo complicado. Sería una versión femenina del -Kun, pero también puede usarse con niños muy pequeños (Shin-chan es un ejemplo de esto). También se puede usar para demostrar mucho aprecio (los novios se ponen muy empalagosos con esto del -chan), incluso hacia chicos, pero si el aprecio no es mutuo o no tiene la misma intensidad puede dar un poco de grima al receptor.

-Dono: Este no se usa mucho, pero conviene conocerlo. Es también otro sufijo de respeto pero se usa para referirse a gente superior a ti por conocimientos, como puede ser un maestro, un médico o cualquier otro erudito.
Frecuentemente lo escucharéis en mangas y animes de época.

-Senpai: Este se usa mucho en los institutos, pero no es exclusivo de allí. Significa que la persona a la que te diriges es una veterana. En esta categoría entran los estudiantes de cursos superiores, los empleados que llevan más tiempo que tú en la empresa o los soldados más curtidos en la batalla. Por debajo del Senpai está el Kohai (Novato), pero la verdad es que nunca he visto usarlo como sufijo (Los senpais se pueden permitir el lujo de hablar a todo el mundo usando el -Kun). Se supone que el senpai es el guía del Kohai, que con su experiencia debe ayudar al novato en su camino, pero la verdad es que suelen aprovecharse de su situación de superioridad para usar a los pobres novatos como esclavos.

Hay que tener en cuenta que no se usa nunca un sufijo cuando dices tu propio nombre, de no ser que quieras quedar como un pretencioso. Otro caso en el que se permite la omisión de los sufijos es cuando el que habla es un personaje extranjero, que aparte de esto suelen cometer la "osadía" de llamar a todo el mundo por su nombre de pila; pero esto solo ocurre en mangas que quieran dar un toque de realismo. Por lo general todos los extranjeros y habitantes de civilizaciones alienigenas hablan un correcto japonés, como mucho con acento de Osaka.

Bueno, estos son los más usados. Hay algunos más como -Kin o -Chin, pero son más infantiles y no son muy usados, sobre todo porque si alguien te llama así cuando ya tienes una edad te da hasta vergüenza ajena. De todas formas al traducir los mangas y los animes el asunto de los sufijos se omite el 99% de las veces, así que solo los veréis en los originales.

3 comentarios:

Lari ^^ dijo...

Buena entrada ^^

"Por lo general todos los extranjeros y habitantes de civilizaciones alienigenas hablan un correcto japonés, como mucho con acento de Osaka." Muy buen detalle xD

Saludos^^

Utah dijo...

Una entrada muy ilustrativa.

Siempre me llamó la atención esta contradicción nipona, mientras que por un lado la discreción se siente en la mayoría de relaciones sociale, parece imprescindible manifestar una y otra vez el afecto/admiración/desprecio/empatía como añadido al nombre de cada persona.

Una lista de etiquetas que son añadidas a las que ya todos conocemos que manan de las tribus urbanas y de los prejuicios de siempre. Si ya de por sí es difícil abstraerse de la "fama" de las personas que conoces, si nada más escuchar su nombre ya te sientes obligado a cambiar tu actitud las relaciones tienen que ser algo más difíciles allá, no?

Monguer dijo...

Pues si te parece curioso el uso de los sufijos para la etiqueta japonesa, los pronombres personales son un mundo aparte. ¿Sabéis cuantas formas de decir "Yo" en japonés existen?
Eso es tema para otro PELMA, ¡sigan sintonizando nuestro blog! ^_^

 
Layout by Blografando. Modified by Nami Shion